vida sencilla #8 / fin de semana

Desayuna sencillo / Por Carlos Martín
desayuna sencillo / Por Carlos Martín

El fin de semana:

Reset. Silencio. Slow. Nada.

Reset: dejar la cabeza vacía para la semana siguiente.

Silencio: Hacer las tareas cotidianas y apagar la radio mental de ‘los tengo que hacer’. Hacer sí, hacerlo a ritmo lento. En silencio.

Slow: Ir al mercado, lavar la ropa, hacer calistenia, organizar mi calendario de la semana. Hacer las tareas, disfrutando de ellas.

Nada: Caminar por que sí. Tomar una siesta y despertarse lentamente. Una copa de vino o dos. Escuchar el barrio, su ruído y sus silencios.

Date tiempo para tener tiempo. Las grandes ideas rara vez aparecen trabajando.

Las parejas que se sientan una al lado de la otra en una cafetería:

Se miran con complicidad, cerca, a los ojos. Dentro.

Pueden rozarse, tocarse la piel.

Ella se toca el pelo, veo sus ojos brillantes. Él, no mira a la puerta, sonríe y tiene toda su atención en esos ojos azules que le miran.

… Y yo, aprendiendo de esa pareja sexy, madura y extranjera, mientras toman su café.

7 señales

✅ Resumen:

  1. Si no te agradan sus amigos, cuidado. 0:34
  2. Si quieres saber te van a tratar después, observa como tratan al personal de servicio o alguien que crean que es menos importante que ellos. 1:20
  3. Ten cuidado cuando apenas te conocen y te cuentan un secreto de alguien más. 2:17
  4. Analiza cómo usa sus redes sociales. 3:15
  5. Averigua si esa persona tiene un largo historial de relaciones cortas 4:32
  6. Si hablan mal de sus ex, mala señal. 5:39
  7. Esa persona cree que eres perfecto 7:03

Hogar para vivir

Mi hogar allí donde esté: Pequeño. Con lo necesario. Un hogar para mí.

1 habitación. 1 baño, salón y cocina juntos.

Nevera pequeña. ¿Lavadora? Si hay una buena lavandería cerca mejor lavar allí. Es lavado profesional y puedo salir de casa y aprovechar mi tiempo.

Para cocinar elijo dos fuegos y si es eléctrica, mejor. Cocinar es un placer sencillo, crudo o cocinado sin complicaciones.

Menaje lo justo. Usamos la mitad de todos los vasos, platos y cubiertos que compramos.

Un sillón de una plaza, una mesa para comer con dos puestos y sillas diferentes y espacio en el salón para hacer calistenia.

El trabajo digital sólo necesita smartphone, tablet o portátil. Y si necesito más horas y ordenador más grande será en espacio de trabajo compartido: Ser visible y estar en comunidad para compartir y multiplicar oportunidades.

Cama grande, para mí y para compartir: Bienvenida. Bienvenido. Bienvenide.

Baño con ducha. La bañera está sobrevalorada y poco usada ¿Un largo? En un spa, gracias.

Plantas y flores siempre. La que me quiera acompañar. Cada planta, cada flor ha llegado y se ha ido cuando ha sido mejor para nosotros.

El barrio, tranquilo. Cerca de todo, lejos del ruido. Con mercado municipal para hacer compras sencillas para comer sano y económico. Con tiendas de todo tipo adaptados a mis valores y forma de vida.

La mudanza a ese nuevo hogar viene de otro dónde he muerto y vuelto a nacer 4 veces.

De allí saldré con 3 cajas, 2 maletas y 1 corazón con ganas de aventuras.

Amiga, te fuiste sin avisar.

Rápido. Triste. Sin un para qué.

Tu corazón agotado, dio su último latido ayer.

La esperanza a veces no es suficiente para seguir adelante.

Quedan en mí los mejores momentos vividos y lo mucho que aprendí haciendo escaparates contigo.

Hasta siempre Sandra. Hasta siempre.

Odio a todas las palomas. Todas menos una, que se posó hoy en mi ventana.

Me dijo:

Vienen buenas nuevas. Vienen nuevas aventuras.

Y yo, me entrego a esa aventura.

Vuelo contigo.