3 veces 7

3 veces 7 / Por Carlos Martín

7 cosas:

  1. Soñar despierto.
  2. Observar/me/lo todo.
  3. Espacio para la soledad.
  4. Cada problema (puede) ser un regalo.
  5. Nuevos retos.
  6. Caerse. Levantarse. Repite.
  7. Seguir la pasión verdadera.

Y una vez más. Hoy es 7 de marzo. 4 veces 7

3 veces 7 / Por Carlos Martín
3 veces 7 / Por Carlos Martín

Vivir 21 años más

Vivir 21 años más. Sólo hay que hacer 7 cosas. 7.

  1. Dormir de 7 a 8 horas por la noche. Y media hora de siesta.
  2. Desayunar todos los días. Y ayuna siempre que puedas.
  3. Come ligero. Y date un capricho de vez en cuando.
  4. Mantener un peso corporal normal. Siéntete ligero sin sentirte débil.
  5. Has actividad física regular. Prueba hasta encontrar algo que te guste.
  6. No bebas alcohol, o hazlo sólo moderadamente. Y si puedes sólo cerveza o vino.
  7. No fumar, nunca.
  8. Ama algo o alguien.

Y si no te sirve busca tu propia receta.

¿Viste que en realidad son 8? Sin la última, poco sirve el resto.

Resumen del mes. Febrero se va.

Sí, vista atrás. Con los ojos pequeños de seguir medio dormido mientras el tranvía sube.

Contento, porque los dos objetivos del mes fueron cumplidos:

– Cumplir un año de trabajo – y continuar trabajando con Wehbe. Cada día es más ilusionante que el anterior.

Estoy aprendiendo tanto que me siento otra persona, mejor de la que era. Sobre todo más serena, más observadora y lo mas importante, más humilde.

A nivel de aptitudes profesionales, aprendiendo de cero y contextualizando aprendizajes anteriores para encontrar soluciones a los que llamamos sabiamente «cuellos de botella».

Ahora que me leo mientras escribo, mis ojos se abren más. Sí, estoy de camino en tranvía al trabajo. Qué bueno ¿verdad?.

– Finalizar el pago de una larga deuda adquirida hace casi 10 años. Los últimos 4 fue comprada por una de esas financieras cuyo trabajo es presionar de todos los modos posibles para que la saldes.

Por fin dejo de ver su número oculto, número desconocido, número con aviso de llamada spam y todas las variantes de estos años, están fuera de mi oreja y cerebro. Por fin.

El aprendizaje de esta larga fase es: no pidas dinero para cosas que no sabes si vas a poder pagar.

Seguro lo habrás leído por ahí. Pues sí.

Paga en efectivo todo lo que puedas y si no tienes, no compres. Porque la deuda contraída de esa compra a crédito desconoces en lo que se puede convertir.

La mía, era básicamente compras de cosas que ya no recuerdo.

Y se transformó en 10 años de fatigoso pago llenos de disgustos, sacrificios y llamadas agotadoras de personas que no conozco y que la mayoría de las veces me trataron como a un hijo malcriado y caprichoso. Porque lo era.

Ahora, a pagar las últimas dos que me quedan. Y con eso me quedo limpio. Limpio de verdad.

Libertad financiera. Es la recompensa.

Y ahora a por marzo. Y a bajarme del tranvía en breve.

El día ya ha comenzado.

Tigre

Un momento tan cerca como para echarse pa’ atrás
y yo sigo de frente no me voy a molestar ya
mi alegría dispuesta a luchar ya nunca se va

melodías cantando para verte recuperar
la esperanza que ya nunca se va
puedo estar mas de un minuto en paz

Vi venir verano cuesta bajo utópico
vi venir peligro por lo que hago es lo que soy

Has sentido te espera la muerte
Has sentido que puedes perderte

– Y aunque los sacrificios me rebanen a la mitad
Aquí sigo de frente intentando recuperar

Mi alegría dispuesta a luchar por una verdad
Levantar la cabeza y escupir lo que el alma trae
la esperanza que ya nunca se va
puedo estar mas de un minuto en paz

Vi venir verano cuesta bajo utópico
vi venir peligro por lo que hago es lo que soy

Has sentido te espera la muerte
Has sentido que puedes perderte

Cada vez que puedo grito esta canción. <3

60 Tigres en Bandcamp

Delegar balones

Delegar no significa ‘balones fuera’

Veo a diario como se delegan labores sin asumir la total responsabilidad de cada parte de esa labor. Entregar una tarea a medias, dar instrucciones poco precisas, sin refrendar, sin hacer seguimiento o peor aún dar por finalizada la labor sin notificar a los implicados.

Se delega la tarea – con todas sus partes bien explicadas, estructuradas y pautadas – y se asume la responsabilidad de que se lleve a cabo.

«Rápido, no significa fácil.»

Creo que decir »eso es rápido» es simplista y apresurado. Hay labores rápidas que llevan consigo una complejidad pasmosa.

Sólo teclear en el teclado virtual de tu móvil implica una serie de operaciones, cálculos y acciones asombrosamente difíciles. Y sin embargo, suceden en un segundo.

Es rápido, porque se sabe cómo y qué. Por eso es rápido.

Nota mental: organizar para delegar bien. Ordenar para hacerlo rápido.

Carnaval

Hoy, uno de esos días en que mi cuerpo va un lado. Mi mente por otro.

Carnaval, porque celebro la alegría de la vida que me toca vivir. Aunque mi cuerpo vaya a rastras.

Soy víctima de mi entusiasmo, porque entrar dentro de las personas me encanta. Aunque como dice alguien que aprecio mucho ‘me crecen los enanos’.

No creo que mi vida sea excepcional o vertiginosa, sin embargo, siento que mi vida tiene dirección y sentido.

120 años digo siempre. Hay motivo para llegar ahí.

Hoy esperando a salir disfrazado me da por pensar esto. Mientras afuera, en la calle, sigue el ruido del carnaval.

Deseo de Unicornio / Por Carlos Martín
Deseo de Unicornio / Por Carlos Martín

De ‘Empleado’ a ‘Socio’

Siento algo dentro de mi que antes ni se me pasaba por la cabeza, ni lo sentía en el corazón:

«Más que sentirme empleado, me siento socio».

Socio, porque la suma del esfuerzo de otros compañeros con el mío, acercan los objetivos que nos hemos marcado. Voy, vamos, caminamos, trabajamos. Como socios.

Socio, porque el dinero es el resultado, no mi objetivo. En vez de esperarlo pasivamente al hacer lo que se me pide hacer, siento que es mi responsabilidad ofrecer el doble para que además la empresa obtenga ganancias de mi labor. Claramente un ‘Ganar – Ganar’.

Socio, porque el tiempo que invierto depende de mí y mi gestión del día, en vez del horario que marque una ‘jornada laboral’.

Socio, porque la experiencia y lo vivido me hacen entregarme con pasión a lo que hago, formar parte de algo, de un logro, de un sueño soñado y real.

Socio, porque soy un eslabón de la cadena, que debe hacerse fuerte para así contagiarlo al resto de eslabones. Lo bueno también se contagia.

Socio, porque primero que nada trabajo en algo que llamo YO S.A, el corazón de todo lo que hago para y con los demás.

Hasta aquí me leo yo.

Ahora toca leerte a ti: ¿Soy socio o empleado de mi vida?

Microhabilidades

Saber escuchar.
Saber inclinarse.
Saber estar.
Saber responder a tiempo.

Microhabilidades.

Del perfil empático, saben escuchar. Saben ponerse en la piel del otro.

Del perfil metódico, es la inteligencia, concreta, operativa, racional, el silogismo. El rigor en el pensamiento.

Silogismo:
«Razonamiento que está formado por dos premisas y una conclusión que es el resultado lógico que se deduce de las dos premisas»

El perfil del promotor, es ponerse desafíos que para los demás son inasumibles e impulsar a los demás, si hay una motivación para lograrlos.

Busca crear equipo con alguien que sea un complemento a tu habilidad innata, eso te lleva a la excelencia y lograr retos que sólo, no podrías.

Lo pequeño es importante.
Parte tus retos en trozos manejables. Asumibles.

Lo pequeño nos hace grandes.

Microhabilidades.

Son como estrellas.
Están ahí esperando ser vistas.

«En el cuidado de los detalles surge la grandeza»
Alex Rovira

Tiempo

tiempo callado / Foto: Carlos Martín

Mi tiempo tiene sus agujas.
Agujas que he movido en mi memoria, a mi antojo:

Siento que llevo más de 4 años de relación con mi pareja.
Facebook nos dice que llevamos 6.

Sabes, estuve 5 años de emprendedor.
Aunque viendo mi primera factura, fue hace más de 7…

Suelo decir que llevo 10 años en mi piso.
Y en realidad son 15.

Siempre digo, que he trabajado dentro del comercio textil 15 años.
Pues revisando mis papeles, he visto que son más de 22.

Me oirás decir que he vivido en Tenerife por más de 20 años.
En realidad son 29.

Mi edad metal podría ser de 34, si me ves me echas 38.
Me encanta, porque en realidad tengo 45.

El tiempo en nuestra cabeza camina a su paso, mientras nosotros con la vida vamos a otro ritmo. Paso a paso.

¿Más rápido? o ¿El que en realidad marca el tiempo?

El tiempo tiene su tiempo y espacio.

Quiero tener tiempo para pensar, para reaccionar.
Tiempo para tener tiempo.

Para pensarlo y disfrutarlo.
Tiempo de pensar, de reaccionar.

Se pide para ayer lo que corresponde para ahora o mañana.

tic, tac, tic, tac…

Tiempo al tiempo.

Y a veces queremos parar el tiempo.
Parar las agujas de nuestro reloj.

…Y ahí nos quedamos.
2 horas, 5 meses, 20 años en un momento que pasó.
Atrás en el tiempo.

Tiempo al tiempo.
Que lo pone todo en lugar.
Y cada lugar tiene su tiempo.

tic, tac, tic, tac…

tic, tac…

Tiempo callado / Por Carlos Martín
Tiempo callado / Por Carlos Martín

El tiempo late, vive dentro de ti.
Tu corazón, tu cabeza ¿se hacen viejos o jóvenes con el tiempo?

tic, tac…

Nosotros (y más allá)

diversos y convexos

Hablemos de nosotros:

Somos extranjeros cada día, cada fin de semana.

Me enorgullece sentirnos más nosotros cada vez. Menos parecidos a lo que éramos y de dónde vinimos. Como si viniéramos del país que se llama «es posible si dos quieren».

Aturdido, sin saber a veces el día en que vivo, pones norte. Pones, el ésto, el aquí y el ahora.

Ésto: es nuestro compromiso. Creemos y nos creamos.

El aquí: Presente sin anestesia. Porque lo que toque, que sea unidos.

El ahora: porque nos hacemos ya. Para entregarnos cada día mejores el uno a otro.

Y lo que me importaba era que era hoy «por fin viernes» y que nos veríamos lo antes posible. Saber si estabas mejor de la tos y tu día agotador y si a mi no me ardían los ojos de estar expuesto a luz artificial.

No recordaba nada más. Es como si siempre fuera ‘estamos’.

Y hoy tocaba: Parar. Sentirnos. Respirar. Me has enseñado a eso.

Decir: Esto, aquí, nosotros.

Porque tú me haces estar presente de lo que pasa, de lo que hacemos y de que más allá del amor, hay algo más:

Lealtad.

Pese a la guerra, pese a lo difícil. Pese a lo que venga y tenga el tamaño de un dragón que lo queme todo.

Más allá del amor, lealtad.
Más allá del amor, nosotros.

Te amo Nubia.

6 años juntos. Más allá de lo que pudimos imaginar.

diversos y convexos

Te vi

Entre el naranja y azul del tranvía te vi.

Demasiado contenta, demasiado pelirroja.
Quien te acompaña, un caballero a tus ojos.

Contenta, se te ve.
Demasiado, porque se de ti.

Veo que sigues siendo dos polos: frío y calor. Dos polos, incontrolables. Dañinos muchas veces, si quien se enfría y derrite eres tú.

Cuídate. Cuídalo.

Me alegra ver tu sonrisa. Que tus dientes siguen bien, que la nieve no se los comió. Ojalá haya sido sólo una fase, que como polvo ya voló.

Recuerdo que esa y otra nieve hizo que tú salieras de mi cama, de mi vida, de mis polos. Demasiado calor. Y siempre frío.

Miro a la ventana, el tranvía tiene sus escondites. Y me hago invisible (a tu ojos).

Le besas, te besa. Y ésta es tu parada: Weyler.

Y el caballero de pelo blanco te lleva del brazo, como una dama. Lo mereces.

La próxima es mi parada.
Si me viste, espero no te acuerdes.

Finjamos. Se nos daba bien.
Lo nuestro no fue amor.

Ojos

Voy viendo. Viéndolas venir / Por Carlos Martín

Tener ojos y no ver.

A ciertas horas siempre tienes los ojos abiertos. Sobre todo a lo que la mayoría de las veces no pasará.

Abres los ojos porque te defiendes. O porque quieres ver algo que antes no veías.

¿Visto o no visto? ¿Visto bueno?

Vaya, ver en la oscuridad se la dejamos a los gatos. Con ojos de gato te veo.

Ver nuestra oscuridad se la dejamos a los videntes. Para que nos arrojen algo de luz y abran nuestros ojos.

Y vernos a nosotros mismos con ojos de ver ¿Cuándo?

Menos drama y más vernos.
Más vernos y hacernos mejor.
Vernos, verte, verme con ojos de amor.

Visiones de cabina / Por Carlos Martín

Voy viendo. Viéndolas venir / Por Carlos Martín
Viendo. / Por Carlos Martín

Amanece, anochece. Depende con los ojos que lo veas.

Basta de dudas.
Verte desde dentro con ojos de amor es mejor que taparte (tus ojos).

¿Jugamos en la oscuridad a ver quién ve más?

Basura

En los últimos años me he visto rodeado de basura. Mucha basura.

Esto me ha pasado al conocer a personas y adentrarme en sus vidas. Y así me he topado con su propia basura.

En ocasiones montañas de ella, llegando a las toneladas. Sí, literalmente, toneladas de escombros de material y tiempo.

La cosa, es que eso me motiva porque es ahí donde encuentro mi sentido.

Mi ikigai. Mi razón de ser.

Siento que mi cometido es crear belleza, por eso es una oportunidad para hacer, para inventar algo nuevo, más allá del simple reciclaje – o reciclarse.

Aún así me abruma al llegar a estos vertederos y visualizar la cantidad de tiempo que se ha invertido en acumular desechos. Años, muchos años.

Con lo que está, fue o pudo ser.
En años, muchos años.

Hoy volví a estar rodeado de basura, esta vez en un subterráneo. Una planta – 4 ¿Cuántos metros bajo tierra será eso?

Sentí la vida de personas, momentos, esfuerzos, su historia. Tirada en la basura.

Tiempo. Vida. Ahí, dispuesta a ser tirada porque sirvió o porque no sirvió.

Me pregunto: ¿Si en vez de usar tiempo en acumular lo usáramos en limpiar?

En estas circunstancias – rodeado de toneladas de basura allí a dónde ves – crear belleza limpiando o reciclando es todo un reto, porque pide de mi doble fuerza y trabajar en equipo. Uniendo motivos, objetivos y corazón.

Aunque sólo puedas, podrías tardar el mismo tiempo invertido en que fue acumulada.

Crear verdadera belleza – en las circunstancias que se desee – se logra unido a otras personas, con el esfuerzo conjunto y alineado.

Ahí reside la auténtica belleza.

Basura
Ver tesoros. / Por Carlos Martín

Ver: ‘Ikigai’: la filosofía de vida de los japoneses que llegan a los 100 años

 

Amigos

Soy de pocos amigos.
De amigos de verdad.

A lo largo de mi vida vivida he tenido muy pocos amigos, a los que les he pedido mucho de sí mismos en algunos casos. Paciencia, la mayor parte de las veces.

Tengo pocos amigos. Y estoy orgulloso de ello.

También estos amigos tienen su ciclo en los años: van, vienen, vuelven, se quedan, se van.

Algunos pocos se resisten a irse aunque les muestre poco interés.

Todavía me pregunto porqué se quieren quedar.

Me gusta que entre amigos haya espacio para vivir.

Sigo sin identificarme con eso de ‘cenitas de fin de semana’ – todas las semanas – o la ‘cerveza del viernes’ – todos los viernes. Por eso los amigos que suelen ser mis amigos, no tienen esas costumbres conmigo.

Mis amigos me leen, más allá de lo que yo mismo me leo. Y saben, mis ‘cuandos’. No lo digo yo, ellos me lo han demostrado.

Mis amigos de verdad cambian, mutan, mejoran, se transforman.

Viven sus vidas y como Gorillaz, siempre vienen de una batalla, te la cuentan y siguen su camino.

Aprendo cuando ellos aprenden.

Mis amigos saben que les escucho, de dentro hacia afuera. Que pongo orejas y corazón y por eso les propongo retos ante su vida y sus cosas.

Por eso les escucho. Para retar mi impaciencia. Para abrirme a su vida. Porque me importan.

Mis amigos de cada momento de mi vida vivida, me han abierto al mundo, han sido mi familia y me han reconstruido porque del círculo familiar del que salí necesitaba cambiar piezas, mejorar los engranajes del corazón y descubrir otra forma de expresar mis sentimientos hacia otras personas. Hacia mis amigos.

Mis amigos, a todos, les estoy agradecido por lo vivido y lo que se está viviendo.

Aunque muchos se hayan ido.

Y a otros, que sin yo saberlo están viniendo.

Nos vemos. Caminando / Por Carlos Martín

¿Estar empleado o sentirte empleado?

Un empleado debería aportar a la empresa con su talento, competencias, aptitudes y actitudes el doble de lo que estipula su sueldo.

Así, la empresa entiende que percibe beneficio y el empleado por su parte aporta valor.

¿Correcto?

Tal vez, un empleado debería asumir / proponer a dicha empresa que las horas extras que le lleve dominar el puesto – cada empresa en sus adentros es diferente – corren a su cargo como parte de su compromiso con el proyecto. Sin cobrarlas o disfrutarlas como días de descanso.

¿Estoy loco?

Si una empresa paga o le da días libres en su periodo de aprendizaje ¿Cuánto cuesta ese empleado? ¿Qué beneficio aporta? ¿Cuándo dominará su labor en el entorno de esa empresa si está tanto tiempo de vacaciones?

¿Hay una auténtica relación ganar-ganar?

Entiendo que empresa (que busca valor añadido) y empleado (que lo aporta) deben de llegar a un acuerdo, dónde se estipulen deberes y obligaciones de parte y parte, para que haya garantías de una buena ejecución y optimización de tiempo.

Muchos trabajos mecánicos ya están desapareciendo. Son hechos por robots. Y la lucha por el precio más barato cada vez más fuerte.

¿Y en todo esto qué aporto yo?

Veamos qué va sucediendo.

Metas y el primer baño del año

Playa

Metas

  1. Inglés. Hablar, conversar, comprender. Serán clases online y con nativos de la lengua.
  2. Yoga y deporte. Mínimo 3 veces por semana, Mammoth Hunters ¡Seguimos entrenando!.
  3. Publicar. Toda la experiencia y proyectos hechos, actualizados y compartidos en LAVLAV.eu.
Respirar
Respirar
Playa
Al sol
Al sol

¿Y si nos diéramos un baño helado en Holanda?
El tiempo lo dirá.

– Ver: Holanda comienza el año con un chapuzón refrescante en el mar del Norte

Fotografías: Carlos Martín