Buena suerte

Estuvimos viéndonos un rato: Tú, mi cara de asombro. Yo, como paseabas por mis dedos y te acicalabas. Suerte que pronto, nos volveremos a ver.