2020. Presente

Anoche antes de las 12, mis 12 uvas. Pensando en voz alta lo bueno, lo superado en el 2019 y los deseos para el 2020.

Me acosté a la hora habitual. El año nuevo llegó con mis ojos cerrados y entregado a Morfeo.

Hoy a la playa. Allí muchos como yo, querían recibir los primeros rayos del sol de este año que recién ha nacido. Entre la brisa fría y sol, veía a la gente alegre bañandose con gorro de Papá Noel y enviando fotos a sus amigos y familiares.

Y durante el paseo, me vino a la cabeza:

El 2019 terminó con un cartel de «continuará»

En el año que pasó, sembré para alcanzar un objetivo muy importante para mí: Cambiar de vida. Y lo sembrado ha dado sus primeras raíces.

Este cambio de vida conlleva cambio de geografía, trabajo y amigos. Que no es poco.

Ampliar el mapa es necesario para mi mente, cerrar un trabajo que ya cumplió con su cometido es vital para mi creatividad y conocer nueva gente con otras inquietudes y puntos de vista, fundamental para mantener el corazón flexible.

Aquí estoy, entregado a mi causa.

2020. Presente.

2020 Presente
Por Caco Martín