Hoy comienza mi año chino

Por Bakea

La leyenda cuenta que el año nuevo chino empezó luego de una batalla del pueblo contra una bestia mítica llamada Nian, que significa, precisamente, “año”.

Esta criatura que se asemeja a un buey con cabeza de león aparece en la noche vieja –la anterior al año nuevo– y ataca a personas y animales.

Pero la bestia le teme al color rojo, al fuego y a los ruidos.

Leído en www.conocedores.com

Sí, comienza mi año. Soy rata de agua.

Un final se acerca

Llevo unos días con una curiosa sensación: siento que algo va a pasar. Y es bueno.

La corazonada de que un cambio en mi vida viene, es más fuerte cada vez. Ojo, no tiene nada que ver con un ‘deseo romántico’, idealizado, mental. Es la sensación no mental de que esta etapa está acabando.

Esa corazonada me dice que se van cerrando etapas. Porque algunos se han ido, otros se están yendo y yo, como ellos sigo mi camino a otro momento.

Ese momento siento, que es fuera de la isla. Es la sensación de soltar, acabar, dejar pasar. Que aquí ya hice lo que tenía que hacer.

También, parte de esa sensación viene porque estoy comprometido al cambio, poniendo de mí parte en la vida práctica y en la vida emocional. Hacer para el cambio se hace sintiendo dentro. Implicándote en tus metas y planes.

Y claro, me dejó llevar.

Porque puede que el momento no sea YA. Sea después.

Que la manera no sea ‘esa’, sino otra que se antoje, sea la que sea.

Así, que el final se acerca. Viene, se aproxima, lo atraigo, me atrae, me lleva, me dejó llevar.

Juntos, el principio de ‘algo’ y yo vamos a un feliz nuevo desconocido.

2020. Presente

Anoche antes de las 12, mis 12 uvas. Pensando en voz alta lo bueno, lo superado en el 2019 y los deseos para el 2020.

Me acosté a la hora habitual. El año nuevo llegó con mis ojos cerrados y entregado a Morfeo.

Hoy a la playa. Allí muchos como yo, querían recibir los primeros rayos del sol de este año que recién ha nacido. Entre la brisa fría y sol, veía a la gente alegre bañandose con gorro de Papá Noel y enviando fotos a sus amigos y familiares.

Y durante el paseo, me vino a la cabeza:

El 2019 terminó con un cartel de «continuará»

En el año que pasó, sembré para alcanzar un objetivo muy importante para mí: Cambiar de vida. Y lo sembrado ha dado sus primeras raíces.

Este cambio de vida conlleva cambio de geografía, trabajo y amigos. Que no es poco.

Ampliar el mapa es necesario para mi mente, cerrar un trabajo que ya cumplió con su cometido es vital para mi creatividad y conocer nueva gente con otras inquietudes y puntos de vista, fundamental para mantener el corazón flexible.

Aquí estoy, entregado a mi causa.

2020. Presente.

2020 Presente
Por Caco Martín

2020: Año 2

“Año de resultados y cooperación”

En el año personal número 1 abrimos las puertas necesarias para emprender proyectos nuevos; durante el año personal número 2 es tiempo de recoger los frutos del trabajo realizado el año anterior.

Puede que este año reciba el ascenso por el trabajo de todo el año pasado o aparezca una nueva oferta que tendrá que estudiar en función a beneficios futuros.

Las energías de este año tienen que ver con la colaboración, es tiempo de compartir el control y cooperar para que todo camine sobre ruedas; también es importante estar atento a sus colaboradores, sus aportaciones pueden ser muy provechosas.

Pueden nacer asociaciones con personas que aparecieron en su vida durante el año personal número 1, pero se debe tener presente que no es año para ser el líder, sino que hay que trabajar en equipo.

Claves son:

Resultados
Cooperación y colaboración
Trabajo en equipo

Un argumento ad nauseam, o argumentum ad nauseam, es una falacia en la que se argumenta a favor de un enunciado mediante su prolongada reiteración, por una o varias personas.